Errores Sexuales que Ahuyentan a Los Hombres

¿Sabes por qué ese chico no te ha vuelto a llamar? ¡Descúbrelo!
Tuvisteis una cita estupenda: una buena cena, un par de copas y una noche de sexo de película. Pero cuando te levantas al día siguiente él ya no está, ¿por qué se habrá marchado sin decir ni adiós? Probablemente, porque has cometido uno de esos errores en la cama que tanto ahuyentan a los hombres. Entérate de cuáles son los típicos errores que ellas cometen entre las sábanas... ¡y evítalos!

1.- Ser pasiva
No hay nada que le guste más a un chico que el hecho de que seas una mujer activa en la cama. Toma la iniciativa tanto como él y esfuérzate por no mostrar una actitud pasiva cuando practicáis sexo. Y si no tienes ganas, díselo, él preferirá saberlo antes que acostarse con alguien sin ganas.

2.- Ser aburrida en la cama
Es casi peor que ser excesivamente pasiva. Si estás con ese chico que tanto te gusta, ¡innova! Demuéstrale que estás dispuesta a probar cosas nuevas en la cama y le encantará.

3.- Suavidad
A los chicos les encanta que les toquen, les aprieten, les achuchen y les abracen, así que no trates al tuyo como si fuera un muñeco de porcelana. Olvídate de las caricias suaves y delicadas y tócale con algo más de pasión, le encantará.

4.- Comparaciones
Ya sabes eso que dicen: las comparaciones son odiosas. Y mucho más si se trata de comparar el comportamiento de tu chico en la cama. Ni se te ocurra hablar de cómo era el sexo con tus ex, comparar el tamaño, o decir que con tu ex llegabas antes al orgasmo.

5.- Complejos
A los chicos les gusta que sus chicas se sientan muy seguras de sí mismas, porque no hay nada mejor que estar con una mujer con autoestima. Cuando estés con él en la cama, olvídate de tus complejos y disfruta con la luz encendida.

6.- Mordiscos
Es cierto que un par de mordiscos bien dados en los lugares adecuados pueden poner a mil a cualquiera, ¡pero cuidado con lo que muerdes! Ni se te ocurra morder su 'herramienta', trátala con cariño si no quieres que tu chico salga corriendo.

7.- Sexo oral
¿Qué cara pondrías si tu chico te dijera que no le apetece nada practicar sexo oral? Seguro que no te haría ninguna gracia, así que aplícate el cuento. Si a tu chico le apetece un poco de acción oral, no se la niegues. Pero tómatelo en serio, no lo hagas sin ganas y por obligación

8.- No prestar atención
El sexo es cosa de dos, y no hay nada que más moleste a un chico que el hecho de que estés distraída mientras lo practicáis. Así que, mientras tienes sexo, nada de pensar en tu reunión de mañana o en qué te vas a poner para ir a esa fiesta. No adoptes una actitud pasiva y... ¡concéntrate!

9.- Silencio
¿No haces ni un solo ruido cuando estáis juntos en la cama? ¡Error! A los chicos les encanta oírte gemir, e incluso que les digas un par de cosas algo obscenas al oído cuando lo hacéis, así que olvídate de estar callada y déjate llevar.

10.- Muchas preguntas
"¿Me quieres?" No se te ocurra terminar vuestra sesión de sexo con esa frase, y mucho menos si hace poco que os conocéis. No hay nada que ahuyente más a un chico que oír esa pregunta justo después de hacerlo.

11.- Juguetes sexuales
Si es vuestra primera noche juntos, es mejor que no presumas de todos tus juguetes. A algunos chicos les resulta algo incómodo cuando no hay confianza, así que es mejor que esperes un poco más antes de utilizar tus juguetes sexuales cuando estéis en plena acción.

12.- No ordenes
¿A ti te gustaría que tu chico, nada más hacer el amor, te obligara a levantarte para hacer la cama? Seguro que no, y a él tampoco le gusta que tú, después del sexo, te pongas a ordenar tu ropa como una loca. Relájate y disfruta de esos momentos post sexo.

13.- Tocar la puerta de atrás
A menos que él te lo pida expresamente, no le dediques ninguna atención sexual a su ano. La mayor parte de los chicos no disfrutan absolutamente nada cuando alguien toca su puerta trasera, y no les llama la atención practicar sexo o estimulación anal, así que olvídate por ahora.

14.- Fingir el orgasmo
Es preferible no fingir un orgasmo, porque es una mentira que tu chico no soportará. Además seguro que acaba por darse cuenta y, en ese caso, pensará que no tiene ninguna gracia. Si no has llegado al orgasmo, díselo, pero no le engañes.